Como cuidar un tatuaje recién hecho

Luego de elegir el diseño del tatuaje que deseas hacerte y obtener el turno en el estudio, el cuidado posterior es un aspecto importante a tener en cuenta. La atención post-tatuaje no se debe tomar a la ligera, por lo que en este post te diré cómo cuidar un tatuaje recién hecho para que siempre luzcan perfecto.

cuidar un tatuaje

¿Por qué el cuidado posterior del tatuaje es tan importante?

El cuidado posterior del tatuaje es tu responsabilidad desde el mismo momento en el que sales del estudio. Es fundamental que su cuidado forme parte de la rutina diaria para que la tinta se vea nítida y colorida en el transcurso del tiempo.

Cuando sales del estudio, tu piel quedará expuesta a todo tipo de gérmenes y bacterias desagradables, por lo que los procedimientos pos tratamiento garantizarán que en el área tatuada permanezca libre de infecciones.

Sin embargo, debes tener en cuenta que más allá del cuidado posterior del tatuaje, existen muchos factores ambientales que pueden deteriorarlo. Además, a medida que envejeces, también lo hace tu tatuaje.

Por ello, a lo largo de este artículo te dejaremos algunos tips para que tu tatuaje se mantenga en óptimas condiciones etapas de tu vida.

cuidar tatuaje con crema

Tips para cuidar un tatuaje

  • Deja el vendaje o la envoltura hasta que el tatuador te lo indique. Escucha sus consejos, pues al fin y al cabo será lo mejor para ti.
  • Lava bien el tatuaje luego de quitar la venda con agua tibia y jabón neutro (sin fragancia) para remover el exceso de tinta y sangre seca.
  • Una vez que lo hayas lavado, sécalo usando una toalla de papel sin frotar el área, es decir, dando suaves golpecitos.
  • Aplica una pequeña cantidad de crema humectante para el cuidado posterior de tatuajes.
  • Lávate con regularidad dos veces al día y sigue usando agua tibia y jabón neutro. Repite este procedimiento hasta que el tatuaje esté curado por completo. Recuerda que el tatuaje no estará completamente protegido de gérmenes y bacterias hasta que no se hayan salido las costras.
  • No arranques la piel ni las costras. Deja que el tatuaje se cicatrice como debe para no retrasar la curación e incrementar las posibilidades de infección. Las costras que aún no están listas para desprenderse estarán aun potencialmente conectadas a capas de piel profundas donde la tinta está en proceso de fraguado, lo que quiere decir que al arrancar una costra podrías estar sacando tinta.
  • Mantente alejado del sol. Esta es otra regla importante a la hora de cuidar un tatuaje recién hecho. Sin aún no lo sabías, el sol es el enemigo de los tatuajes, por lo que debes mantenerlo cubierto si vas a estar al aire libre por mucho tiempo para que no absorba los rayos UV, que tan dañinos son para la piel (sobre todo cuando está roja e inflamada, en su etapa de curación). Recuerda que los rayos ultravioletas también están aunque el día esté nublado, así que no te confíes, cúbrelo igualmente.
  • No apliques ninguna crema que no esté permitida.
  • No te quedes sumergido en agua por mucho tiempo. Haz más bien duchas cortas hasta que el tatuaje esté completamente curado.
  • No rasques tu tatuaje. Esta probablemente sea una de las reglas más importantes. Al rascarte el tatuaje puedes quitar varias costras y piel, como así también extraer grandes cantidades de tinta, haciendo que tu tatuaje se vea desparejo. Además, las uñas contienen bacterias y estas se pueden trasladar fácilmente a la piel herida, aumentando enormemente las posibilidades de infección.
  • Si accidentalmente tu tatuaje entrara en contacto con agua sucia, lávalo inmediatamente con jabón antibacterial sin alcohol.
  • Si mantienes al tatuaje envuelto por mucho tiempo sin lavarlo, es probable que el área se ponga cálida y húmeda, dos factores que podrían hacer que las bacterias proliferen.
  • Cuidado con las fragancias. No las apliques sobre el tatuaje porque estas pueden causar erupciones, picazones, etcétera.
  • Según la ubicación del tatuaje la ropa ajustada puede rozarlo e irritarlo haciendo que las costras se desprendan.
  • Si vas al gimnasio, no permitas que tu tatuaje se apoye en los equipos de ejercicio, porque estos contienen muchísimos gérmenes. Al llegar a casa lávate el área tatuada como te hemos indicado anteriormente.
  • No afeites el área tatuada durante al menos algunas semanas luego de hacerte el tatuaje.

Esta probablemente haya sido la guía de cuidado posterior de tatuaje más completa que encuentres. Si te ha gustado, ayúdanos a difundirla en las redes sociales.